A AGOSTINO O. ROCCA

Agostino Rocca, nieto del fundador de Techint, ideó en 1989 los "Cuadernos Patagónicos" en los que quiso volcar la pasión y el amor que sentía por la Patagonia, por sus estepas y, especialmente por sus montañas, que escaló varias veces, tal como lo había hecho en los Alpes durante su infancia y juventud, y siguiendo los pasos de su abuelo Agostino que había sido también oficial alpino. Pocos conocían tan bien los hielos continentales. Con los años sus vacaciones en el lago Fontana, en el Fitz Roy, o en la cabaña "El Machete" a orillas del Nahuel Huapi, pasaron a la estancia "Cristina" en el lago Argentino. Allí junto a otros emprendedores, estaba desarrollando un centro turístico de jerarquía. Lamentablemente, el sábado 28 de abril de 2001 Agostino Rocca falleció en un accidente aéreo. Se dirigía al lago Argentino para homenajear a Francisco P. Moreno con una placa en su honor recordando el día, un siglo atrás, en el que había izado a sus orillas la bandera argentina por primera vez. Con él viajaban otros aventureros de la Patagonia, entre ellos, Germán Sopeña y Adrián Giménez Hutton, que también colaboraron con estos Cuadernos. Agostino Rocca deja un vacío muy grande. Quedan estos Cuadernos como testimonio de su pasión, de su amor por la Patagonia y del trabajo que Techint realizó allí durante más de 50 años.

INTRODUCCIÓN

Cinco gasoductos ("Presidente Perón", "Plaza Huincul", "San Martín", "Loma de la Lata" y "Cordillerano") con sus respectivas ampliaciones y remodelaciones, tres oleoductos ("Cerro Bandera", "Challacó" y 'Transandino"), dos terminales marítimas (Bahía de San Sebastián y Puerto Rosales), dos plataformas off-shore, dos centrales eléctricas y una termoeléctrica en Neuquén, una línea de alta tensión entre Futaleufú y Puerto Madryn en Chubut; la pavimentación de rutas y de los aeropuertos de Bariloche, de Ushuaia y de la Base Aeronaval de Río Grande y la remodelación de la Refinería de YPF en Plaza Huincul, más la construcción de la planta de agua pesada en Neuquén y la planta productora de aluminio en Comodoro Rivadavia, con su respectiva ampliación, constituyen los principales trabajos de Techint en la Patagonia. Se suma la experiencia de Tecpetrol en el yacimiento de "El Tordillo", en la cuenca del golfo San Jorge, y en otras áreas neuquinas. Los protagonistas son, además del territorio, los ingenieros, los técnicos, los obreros y los especialistas que trabajaron comprometidos y apasionados a pesar de complicaciones, atrasos y situaciones imprevistas que surgieron en las obras. La mayoría recuerda la necesidad cotidiana de "pactar" entre el desafío tecnológico y las dificultades de la naturaleza: el viento, el frío y las complicaciones del terreno.

EXPLORAR Y FUNDAR

Un gasoducto, el primero en Argentina, de 770 kilómetros hacia el norte de Comodoro Rivadavia (hasta General Conesa) y de 110 kilómetros hacia el sur (hasta Cañadón Seco), el cruce aéreo sobre el Río Negro y 127 kilómetros para la red de captación de la ciudad de Comodoro Rivadavia, fueron el comienzo de Techint en la Patagonia. Un debut con características épicas que hizo historia en la modernización de este país del sur de América Latina y en la integración de un territorio rico en posibilidades económicas, como las cuencas patagónicas de petróleo y gas. La construcción del gasoducto "Presidente Perón" fue tan importante para nuestro país que para su administración se creó la empresa Gas del Estado, una entidad pública que, desde entonces y hasta los años ochenta, alentó inversiones que permitieron expandir el consumo del gas en gran parte del territorio. Hasta ese momento los posibles emprendimientos relacionados con el gas los administraba Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF). Techint fue la creación de Agostino Rocca (1895-1978). ARO, como se lo conocía en la empresa, se proponía como pionero para la modernización tecnológica de un país sudamericano. Tal como le había escrito a su esposa María desde Colombia: "(...)hice muchas consideraciones sobre mi destino, que me da una vida muy tensa e interesante aunque también con muchos sacrificios y me sentí en especial comunión de espíritu con mis seres queridos. Hacia las 9, como les dije, el nuevo Cristóbal Colón ponía pie en tierra en el aeropuerto de Barranquilla. (...)"(1) Hombre de grandes ambiciones, alcanzó una de sus primeras metas precisamente en el lugar donde, según cuenta el historiador Antonio Pigafetta, Hernando de Magallanes, viera desde su barco en 1520 a un gigante bailando desnudo que se arrojaba arena sobre la cabeza. Cuando los españoles se acercaron, él con un gesto les preguntó si venían del cielo. Todos los habitantes de aquel extraño lugar, cuenta Pigafetta, corrían más rápido que los caballos, comían carne cruda, vivían en carpas y eran nómades. Los llamaron Patagones, no por sus "patas grandes" sino porque "patagón", en griego, quiere decir rugido. Los patagones, decía Pigafetta, eran hombres que rugían como toros. Y desde entonces, la Patagonia fue tierra de miedos y promesas. Aquellos osados navegantes, con las Cruzadas a sus espaldas y en pleno Renacimiento, partían a la búsqueda de El Dorado o del paraíso que, siguiendo las indicaciones de libros sagrados, estaría al sudoeste de Europa, del otro lado del inmenso mar. Allí encontrarían bebidas, comidas y prosperidad sin fatigas. Las casas serían de piedras preciosas, las camas de seda y por los ríos correrían vino y aceites perfumados. Todos tendrían qué comer, vivirían sanos y felices para siempre (2). Desde entonces, las anécdotas de los que fueron llegando, de quiénes desembarcaron, de quiénes se quedaron, y de quienes se volvieron, estuvieron plenas fantasía y sorpresa, y la esperanza de enriquecimiento fácil fue sembrando la imaginación de los europeos que seguían buscando un lugar nuevo donde establecerse (3). América fue el país de la cucaña o la "Merica" para los campesinos italianos, y hasta llegó a convertirse en la tierra prometida. Hoy el lugar del supuesto paraíso es América del Sur, su contracara - el infierno - estaría en Tierra del Fuego, justo el lugar que le habría asignado Dante Alighieri en la Divina Comedia. La Patagonia, quedó en una suerte de limbo, menos definida por la geografía de la época y, por lo tanto, más misteriosa. Para muchos, desde Darwin, que allí bosquejó su teoría de la evolución de las especies, hasta para andinistas y amantes de la naturaleza y la montaña, buscadores de tesoros, geógrafos, campesinos e inmigrantes, hombres de ciencia y aún periodistas, como Bruce Chatwin, esa región fue siempre lugar de descubrimientos y futuro. A Chatwin le resultó un espacio de anécdotas increíbles y paisajes que cambiaron su percepción del mundo "no es un desierto de arena y pedregullo, sino una llanura cubierta de maleza espinosa y grisácea que exhala un olor amargo cuando se la estruja entre los dedos "(4). Una Patagonia que aún hoy es tierra de promesas, paisajes y turismo. Pese a que cuando llegó a Buenos Aires la ciudad usaba carbón y olía a pochoclo (5), ARO rápidamente se imaginó los posibles cambios que ocurrirían. Buenos Aires era parte de un país, que si bien no había participado de la Segunda Guerra, estaba en plena expansión y reconstrucción; como crecía a un ritmo vertiginoso, era necesario aumentar el abastecimiento de energía y así lo contaba a sus colegas italianos: "el mensaje de Perón a senadores y diputados afirma netamente el programa de industrialización del país, desde pleno control estatal de las actividades básicas hasta la explotación de los recursos naturales. Con este propósito se habló en primer lugar de los recursos hidroeléctricos y después de los yacimientos de gas natural (1.000 kilómetros al sur) que serían comprometidos para servir a las industrias y a la ciudad. No sé como terminarán las cosas, pero es cierto que el desarrollo industrial será intensificado. Las posibilidades económicas son grandísimas, la situación monetaria óptima (...) Mis previsiones hoy son más optimistas que en las primeras semanas y no tengo ninguna duda que por algunos años este país puede ser una mina de oro para una organización como la nuestra y un campo abierto a las exportaciones italianas"(6). El tiempo era tirano para ARO; atento a las noticias radiales, contaba a sus colegas y amigos que "la transmisión de radio que escuchamos puso esta obra (la del gasoducto) entre las primeras para realizar en el Plan (Quinquenal). Estamos contentos por esta declaración que corona los esfuerzos que estamos haciendo desde hace meses para persuadir indirectamente a las autoridades (...) el arriba citado subdirector (Ing. Tabanera) declaró que la realización de esta obra será argentina, y que técnicos argentinos ya tienen buenos conocimientos del problema, habiendo efectuado una conexión análoga entre La Plata y Buenos Aires (50 km circa). Lo que nos interesa resaltar es que hoy esta obra está a la orden del día y va decisivamente a la fase de realización" (7). El reporte proseguía con detalles sobre la necesidad de contactar a la siderúrgica italiana Dalmine para la fabricación de los tubos. Mediante la intervención de Enrico Rocca, se enviaron planchas de acero americano para que Dalmine fabricara los tubos que luego llegaron a Buenos Aires. Aunque nunca dejó de ser un proyecto complejo, el contrato se firmó en abril de 1947 y la empresa se jugó su futuro en Argentina. ARO había logrado cerrar el negocio, fundar Techint y convertirse en uno de los mayores emprendedores de una industria hasta entonces inexistente: "durante las emocionantes tratativas para el gasoducto, les había señalado que pensábamos que este negocio podría ser una puerta de entrada para muchos proyectos importantes y para nosotros por lo que nos convenía terminarlo, aún con nuestro sacrificio. Y en menos de 48 horas de la firma constatamos los resultados favorables. El prestigio de Techint creció un poco más y ya se asoman importantes negocios que podrían ser interesantes "(8). Con la firma del contrato, se emitieron los reportes para la compra de los tubos de Dalmine, se hizo la ingeniería del proyecto, se seleccionaron los barcos, viajaron los ingenieros, se contrataron los obreros, se compraron camiones, carpas, materiales. Más allá de las particularidades de esta obra, el vértigo la caracterizó y quedó como una huella para todas. Era fundamental hacer el primer gasoducto en tiempo récord, de la mejor forma, con los mejores técnicos e ingenieros, hasta se trajeron equipos sobrantes de la Segunda Guerra Mundial para construirlo. Se empezó en 1948 y se terminó en 1949. Así, la marca Techint fue protagonista en la modernización y en la integración de la Patagonia al resto del territorio argentino. Para Ángel Rabuffetti, ex funcionario de Techint Argentina S.A., "Techint está en los orígenes de la historia del gas natural en la Argentina. El gasoducto 'Presidente Perón' tiene las características y el valor de una epopeya". Rabufetti también resalta el rol de "maestros" de algunos ingenieros italianos y sobre todo el carácter de piedra fundamental que tuvo el primer gasoducto: "los directivos llegaban de Italia y ellos fueron formando a argentinos que se convirtieron en protagonistas de otras obras. Los grandes gasoductos de Techint en la Patagonia son el Presidente Perón con la conexión a General Conesa, el San Martín que se conectaba en Bahía Blanca con el que llegaba a Buenos Aires (Neuba I) y el Neuba II que conectaba Neuquén con Bahía Blanca a Buenos Aires. El primero tiene un valor histórico fundamental y el segundo consolidó a Techint como empresa constructora de gasoductos". Umberto Rosa, estrecho colaborador de ARO, fue uno de los ingenieros de mayor responsabilidad del proyecto, y Angelo Palatini, uno de los responsables operativos. Dalmine lo había "prestado" a Techint: "al otro día de llegar a Buenos Aires, recordaba Palatini, cuando Techint todavía era una oficina al fondo de un pasillo oscuro, me mandaron a la Patagonia en colectivo. Me sorprendió el paisaje absolutamente recto. ¡Mirá, mirá, ahí viene una curva!, decíamos sorprendidos cuando el camino siempre derecho se doblaba al menos un poquito. A la derecha plano y a la izquierda, también. Y viento. En la Patagonia los vientos, son vientos, no brisas. Umberto Rosa me recibió cuando llegué a Puerto Madryn. Desde entonces fuimos grandes amigos, él como jefe, yo como subalterno. Salí de Italia, contratado por doce meses y me quedé para siempre. En Madryn me casé. Vine para hacer el gasoducto 'Presidente Perón' de más de mil kilómetros. Yo ya tenía cierta experiencia porque había construido un acueducto en Sicilia para evitar la desocupación. Trabajamos con muchas personas y escasa tecnología. Cuando fui a Puerto Madryn de inmediato me ocupé del montaje, soldadura de la cañería, y de pruebas. Decían que la obra parecía un campamento de guerra: casillas de madera que a los quince días el viento se llevó. ¡Así aprendimos que las teníamos que fijar al suelo! Yo era jefe de soldaduras. Traía la técnica de soldadura italiana. Hace poco tiempo me hicieron una radiografía de tórax y mis pulmones están llenos de tierra vieja, me dijo el doctor ¡Debe ser por toda la tierra que tragué haciendo gasoductos!" Para los habitantes de Puerto Madryn eran "los italianos". Más de cien extranjeros, que debido al calor que hacía usaban bermudas hasta que tuvieron que volver a los pantalones largos porque el pueblo se quejó al director de la obra. Muchos, favorecidos por la diferencia del cambio, pudieron ayudar a su familia en Italia o ahorrar. En el poco tiempo que duró la construcción del gasoducto se fueron sumando técnicos, obreros, directivos que participaron en las grandes obras. "Un día, recordaba Palatini, hubo un temporal tan fuerte que dejó a un barco tirado en la playa, y los tripulantes nos vinieron a pedir trabajo. Al que estaba a cargo de la administración lo nombramos Director de Personal. Muchos de los que empezaron en Puerto Madryn montaron la entonces Dalmine Safta, en Campana", y así Palatini fue construyendo dos historias, la propia y la de Techint, dejando huellas también en Tierra del Fuego: "había pensado en usted Palatini, para que se hiciera cargo de una obra en Tierra del Fuego y sería bueno que fuera", le dijo el ingeniero Wallace, un americano de Esso que había llegado para enseñar una nueva técnica de soldadura más rápida y eficiente. Wallace estaba en contacto con los constructores de un gasoducto en el lado chileno de Tierra del Fuego. Para allá partió Palatini: "cuando llegué a Tierra del Fuego me asusté mucho porque, aunque trabajábamos durante el verano, el frío era tremendo. Un día encontré un caño solo, sin obreros. Me acerqué, di una vuelta, y no veía a nadie hasta que escuché un ruido extraño. Miro bien y descubro a un obrero que lloraba de frío", recordó. El gasoducto "Presidente Perón" fue un desafío para Techint porque, según Eduardo Baglietto, Presidente Ejecutivo de Ingeniería y Construcciones de la Organización Techint, "las dificultades del primer gasoducto nos enseñaron muchas cosas que después fuimos aplicando en los otros gasoductos. Cómo soldar con viento, por ejemplo. Me acuerdo que durante la construcción de la planta de Loma de la Lata en 1994 el viento era tan fuerte que era imposible soldar. Nos convertimos en la empresa argentina de ingeniería y construcciones más ligada a la Patagonia. Durante los años ochenta Techint Argentina tuvo oficinas y obradores permanentes en Tierra del Fuego. Aprendimos a soportar las dificultades ambientales de la zona, y eso nos permitió construir nuestro liderazgo. El rol de Techint en la Patagonia ha sido clave porque colaboró con la integración del territorio de la República Argentina a través de obras de infraestructura y de comunicación ". Al primer tramo del "Presidente Perón" (el "General Conesa-Buenos Aires" fue construido por Gas del Estado) siguió la construcción del gasoducto "Plaza Huincul-General Conesa" de 507 kilómetros, un cruce aéreo de los ríos Negro y Neuquén, y una estación compresora de 2.500 HP. El gasoducto permitía abastecer al "Presidente Perón". Al año siguiente, en 1952, Techint construyó el oleoducto "Cerro Bandera-Challacó", 60 kilómetros para YPF, y realizó para Agua y Energía Eléctrica, las obras civiles y el montaje electromecánico de la Central hidroeléctrica "Emilio Rey" en Bariloche. Esta época inicial se concluye con la construcción de la primera terminal marítima para Esso en la Bahía de San Sebastián en Tierra del Fuego que le permitiría al cliente exportar petróleo. Techint la remodeló en 1973.

CONSTRUIR Y CRECER

La próxima etapa consistió en conseguir nuevos contratos para crecer empresarialmente. El objetivo de explorar toda la Patagonia ya estaba prácticamente cumplido, ahora era tiempo de crecimiento. Techint empezó a construir en 1961, en el limite norte entre la Patagonia y la provincia de La Pampa, el oleoducto "Challacó-Puerto Rosales", ampliado en 1970 (9) para unir los campos petroleros de Esso en Neuquén con la terminal marítima de Puerto Rosales, al sur de la Provincia de Buenos Aires. El trazado de la línea, elegido por YPF, recorría una zona desértica, salvo en los últimos cincuenta kilómetros, donde aparecían los campos de trigo y pastoreo, muy cerca de Babia Blanca. Fue una obra marcada por 200 kilómetros de tosca o terreno duro, y por la gran dificultad de atravesar el Río Neuquén, tal como lo describió Guido Facchinetti, "luego de varias discusiones, se decidió correr el riesgo de cruzar el río por medio de ataguías de tierra"(10), que le permitían sostener los tubos y evitar que el río los pudiera arrastrar. El "Challacó-Puerto Rosales" fue un emprendimiento muy importante para Techint porque la iba consolidando como la constructora de ductos de Argentina al tiempo que colaboraba con la expansión de las comunicaciones energéticas en un momento de alto crecimiento del país. Durante estos años Techint también realizó el proyecto, montaje y puesta en servicio para Hidronor del sistema telegráfico y telefónico entre el edificio de correos y telecomunicaciones y las centrales de "El Chocón". Para Hidronor también realizó el proyecto ejecutivo de la estructura metálica del edificio de la central hidroeléctrica del Chocón; y en Tierra del Fuego construyó otra terminal marítima para YPF. Con una nueva cartera de posibilidades industriales, Techint inició, en 1975, la remodelación de la refinería de YPF en Plaza Huincul, donde también construyó la planta de procesamiento de crudo con capacidad para 3.900 metros cúbicos por día. Se sumó la línea de alta tensión "Futaleufú-Puerto Madryn", que en 1976 construyó para Agua y Energía Eléctrica (11). Las 1.040 torres de soporte y transmisión se agarran a la tierra, alineadas como los ejércitos de insectos de las películas de ficción. Es una línea de 330.000 voltios que une la central hidroeléctrica de Futaleufú con Puerto Madryn, a través de 176 kilómetros de doble línea; arranca en la precordillera, atraviesa el valle de Trevelin y llega hasta Puerto Madryn. Como las diferencias de territorio obligaron a Techint a realizar excavaciones especiales, fue necesario instalar y explotar cinco canteras para producir los 25.800 metros cúbicos de hormigón que utilizó durante la obra. En Tierra del Fuego, para explotar las reservas de su cuenca gasífera y para reforzar la red de transporte de gas que ya tenía el país, entre 1975 y 1978 Techint construyó para Gas del Estado, el Gasoducto "San Martín" ex "Austral"(12). Salía de la planta de tratamiento de Gas de YPF frente a la Bahía de San Sebastián hasta la planta de tratamiento de YPF en la provincia de Santa Cruz. Los tramos que construyó Techint, con 850 personas, atravesaban zonas heladas en invierno, fangosas durante el deshielo y muy ventosas en verano. En 1981 se agregó un tramo de 280 kilómetros de San Sebastián a Ushuaia. La obra estuvo a cargo del ingeniero Pierluigi Caironi, hoy Asesor de Ductos en Techint S.A., que también llegó de Italia a la Argentina para estar dos meses y se quedó para siempre: "vine como Asistente del Director de Obra del Gasoducto San Lorenzo en el norte de Argentina. Después trabajé en varios gasoductos hasta que en 1975 empecé con el Gasoducto Austral que fue una gran experiencia. Transportábamos los tubos desde el puerto de Ushuaia hasta San Sebastián. Ahí me di cuenta del frío antártico. El frío te mata pero, también ahí yo sentí la libertad. Éramos los dueños de la obra porque la sentíamos en carne propia", recordó. Mientras Techint construía el Gasoducto "San Martín" en Tierra del Fuego, ganó una licitación de la Dirección Nacional de Vialidad para pavimentar la pista de aterrizaje de la Base Aeronaval de Río Grande y del aeropuerto de Ushuaia. Ganó otra de la Dirección Nacional de Vialidad para pavimentar la ruta 3 (tramo de 235 kilómetros entre Comandante Piedrabuena y Río Gallegos, y tramo de 30 kilómetros entre Trelew y Puerto Madryn), y pavimentó para la Dirección Provincial de Vialidad veinte cuadras en la ciudad de Río Grande, y el campamento principal YPF, en la misma ciudad. Para la Armada Argentina construyó la pista de la Base Aeronaval. La construcción de estos caminos al principio tuvo grandes dificultades, no solamente por los problemas climáticos, como los vientos con ráfagas de más de 40 kilómetros por hora durante el verano y el congelamiento del suelo a más de un metro de profundidad durante el invierno, sino que además estalló la Guerra de las Malvinas: "desde una punta de la pista del aeropuerto de Río Grande vi despegar a los aviones de guerra, y hasta nuestros compañeros hablaban con los pilotos que después iban a bombardear", comentó Luis Cazeneuve, entonces a cargo de las obras en Tierra del Fuego. Durante la guerra los campamentos quedaron aislados en Río Gallegos y Río Grande, en medio de los simulacros de bombardeo. El miedo era tal que había quienes querían volver a su casa, cosa imposible en muchos casos porque se habían suspendido los vuelos comerciales. La ocupación militar del territorio se sintió enseguida, hasta hubo requisa de equipos de Techint para llevar a las islas. Las camionetas fueron devueltas fundidas. Mientras que Luis Cazeneuve, Gerente de Obras de Caminos del Oeste S.A. (COSA), ya conocía el frío porque había empezado su carrera en Techint trabajando en la construcción del túnel del Cristo Redentor en Mendoza, Carlos Fabbri, hoy Gerente General de COSA, nunca había estado en lugares tan helados. Los dos, junto con Miguel Reverdito, actual Gerente de Recursos Humanos y Relaciones Institucionales de la misma empresa, trabajaron durante varios años, ya sin guerra, pero siempre con viento, frío y heladas, tratando de cumplir los breves plazos de entrega que Techint daba a los clientes como ventaja competitiva. A medida que Techint crecía comenzó también a tender líneas de alta tensión a través de Elina, una división de Techint que empleó a un grupo de polacos especialistas en estos trabajos a cargo de Gianfranco Bombicci: "ellos no tuvieron ningún inconveniente en enseñarnos todos los secretos de cómo hacer una línea, desde su cotización hasta el proyecto y la ejecución en el campo", comentó Horacio Frigoni (13). También se empezó con montajes de grupos diesel eléctricos como fueron los dos de Neuquén en 1964. La experiencia adquirida en la construcción de líneas de alta tensión, más adelante le permitió a Techint ingresar en el tendido de líneas de telecomunicaciones para la entonces Empresa Nacional de Telecomunicaciones (ENTEL). Con tantas obras ligadas a la energía, Techint ya era parte del territorio patagónico. En 1983 la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) contrató a Techint para que construyera la Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP): una de las mayores obras industriales de la Patagonia. La construcción de la PIAP fue suspendida varias veces debido a las dificultades financieras del Estado argentino: "fue la mayor realización de mi vida profesional. Además de la importancia estratégica, fue por la calidad conceptual del diseño, la originalidad de la obra, por lo que me instalé en Neuquén durante ocho años. Y fue difícil porque el frío y el trabajo en altura afectaron a todo el personal. A pesar de los contratiempos aprendimos mucho del nivel de exigencia y calidad que tenía el grupo de cien suizos con el que trabajamos. Nosotros somos más rápidos pero también más improvisados, en cambio ellos son un poco más lentos pero más efectivos en el tiempo. Se trabajó con un total de 6.300.000 horas hombre. Para mí hacer obras es algo que siento en el cuerpo, como una mamá con el bebé en su panza. La Patagonia te hace sufrir pero con el tiempo la querés. Aprendí tanto a gozar del susurro del viento, y que cuando me fui lo extrañé", comentó Osvaldo Macías, Director del Proyecto. Para proveer gas natural a las poblaciones de la precordillera andina en 1984 Techint construyó con 1200 personas el gasoducto "Cordillerano" (14) que tenía por extremos Plaza Huincul, Bariloche y San Martín de los Andes. En el "Cordillerano" se utilizaron tubos sin costura similares a los que Siderca había fabricado para el gasoducto Transiberiano. Se trató de un gasoducto de 339 kilómetros con caudal para 41.000 metros cúbicos por hora. Siempre en la zona, Techint reparó y pavimentó la pista del aeropuerto de Bariloche.

AVANZAR Y CRUZAR LA CORDILLERA

A fines de los ochenta el desafío empezó a ser mayor, tanto desde el punto de vista tecnológico como del mercado, que mostraba indicios de una economía global. En 1987 Techint construyó el gasoducto "Loma de la Lata" (Neuquén-Buenos Aires) para Gas del Estado (15); y, en 1994, la correspondiente Central Termoeléctrica para Central Neuquén S.A., empresa creada especialmente para este proyecto, uno de los de mayor envergadura desde el punto de vista industrial, dado que fue la primera central a cielo abierto, en medio del desierto, a 90 kilómetros al noroeste de Neuquén y a 16 del Gasoducto Loma de la Lata. Generadora de 370 MW. resultó la más moderna en su estilo y se caracterizó por su operación automatizada, su alta eficiencia y su bajo costo de operación. La zona era tan desierta que ni siquiera pudieron instalarse campamentos para las 700 personas que trabajaban: "estábamos en el medio de la nada -comentó Víctor Pace, entonces Director de Proyecto-, en plena meseta patagónica. Como la gente no podía vivir en ese lugar tan inhóspito, preferí implementar un sistema de transporte diario para que todos fueran a la obra y luego volvieran a los hoteles o a su casa. Una vez me dijeron: no se le ocurra caminar solo por la línea porque si le pasa algo, nadie lo va a oír De todas maneras, aprendí a disfrutar del frío seco. El cielo parece más azul". Loma de la Lata se construyó en siete meses y medio, un plazo contractual que nunca antes había existido, y es una de las centrales termoeléctricas más importantes de Argentina que sirve a la red nacional de electricidad. El crecimiento de Techint en la realización de proyectos donde era necesario trabajar desde el agua como fue el Puente Zarate Brazo Largo, ayudó a que más adelante se constituyera Navegación y Tecnología Marítima S.A. (NATE), una pequeña empresa naviera a cargo del Capitán Ferruccio Cretacotta dedicada al trabajo en alta mar. Cretacotta llegó desde el Atlántico, era ex Capitán de la Marina Mercante argentina, empleado de YPF y fue el eslabón que permitió a Techint desarrollar con mayor intensidad trabajos en plataformas off-shore, boyas de amarre, ductos en el agua y servicios de reparación y auxilio para la industria petrolera. El primer trabajo de Cretacotta fue la reparación del barco petrolero "Santa Cruz" y su remolque desde Comodoro Rivadavia hasta el Puerto de Buenos Aires con el auxilio de un buque de la Segunda Guerra Mundial. Así fue consolidándose un servicio que permitió la reparación de buques en alta mar, y el posterior nacimiento de NATE. Un emprendimiento que siguió trabajando para la reparación de monoboyas de YPF en plataformas offshore y ejecución de trabajos de reacondicionamiento de las terminales marítimas de Punta Cigüeña, Punta Anda, Caleta Córdoba y Caleta Olivia; obras que todavía hoy siguen caracterizando el trabajo difícil de Cretacotta, que en 1965 había trabajado en la construcción de la terminal marítima de Puerto Rosales: "el sur argentino quizás sea el más ventoso del mundo, con las olas más altas, peores que las del Mar del Norte. A los buzos se les congelaban las manos. Trabajar en el mar y con el mar tiene algo emocionante, distinto, épico. Allí la solidaridad es fundamental. Si bien ahora hay mayor seguridad, la emoción disminuyó". En línea con la paulatina globalización, en 1989 Techint construyó la Planta de tratamiento de humo para la fábrica de aluminio de Aluar en Puerto Madryn, fabrica que amplió en 1999 a fin de que aumentara su producción en 72.000 toneladas más al año de aluminio para exportación (16). Este fue el primer trabajo que Techint realizó con la constructora americana Bechtel en Argentina. En el este de la Patagonia Techint había plantado raíces que llegaban hasta el mar como las plataformas off-shore; "solamente" quedaba ir hacia el oeste y cruzar la cordillera de los Andes: se hizo en 1994 con el oleoducto "Transandino", 424 kilómetros, para YPF y para la Empresa Nacional del Petróleo de Chile en 14 meses y con capacidad de bombeo de 17 mil metros cúbicos diarios. Juan Arzuaga, hoy Director de Ductos de Techint Argentina, entonces Director del Proyecto, comentó que "cuando volví de Nigeria en 1992, Techint, a través de José Estenssoro, Presidente de YPF y Juan Pedrals de la Empresa Nacional de Petróleo de Chile, firmó el contrato para construir el Oleoducto Trasandino, luego Oleoducto Estenssoro-Pedrals. Partía de Puesto Hernández en Neuquén y, a través de los Andes, llegaba a Talcahuano en Chile. Esta obra fue pionera para Techint porque le permitió realizar un trabajo que nunca había hecho, en un clima difícil debido a las nevadas y a los fríos. Techint construyó cuatro de los 6 tramos del Gasoducto, entre los que se incluía el paso de los Andes. Eran 424 kilómetros de gasoducto que se realizaron en tiempo récord. Para mí fue un gran desafío porque no tenía aun experiencia en la Patagonia. Lograr hacerlo nos dio ventajas comparativas en Argentina y en otros países de América Latina; además nos dio el conocimiento y la experiencia para hacer Gasandes, Norandino y Gas Pacifico. Fue una de las experiencias más valiosas y enriquecedoras de mi carrera. Vivíamos en campamentos en lugares remotos y aislados. Del lado chileno, por ejemplo, teníamos que abastecernos a través de una barcaza porque vivíamos del otro lado de un lago. Como nadie conocía el lugar, recorrimos a caballo el posible trayecto del gasoducto, sobre todo por la montaña. Del lado argentino llegamos en camioneta hasta la estancia Los Miches y desde allí cabalgamos. Carlos Miranda y yo fuimos con un baqueano a las siete de la mañana y volvimos a las ocho de la noche. Del lado chileno tardamos tres días porque el trayecto era más largo. Dormimos a la intemperie pero fue fantástico. Fuimos los primeros en recorrer la zona por tierra". Dos años después Techint construye, paralelo al oleoducto "Transandino", el "Gas Pacifico" con salida desde Loma de la Lata a fin de abastecer de gas a Chile. Ignacio Viboud, entonces Director del Proyecto, comentó que durante la construcción "tuvo que afrontar problemas y restricciones debido a la cercanía de la reserva forestal de Ñuble donde está la reserva de huemules más importante de América. En las obras está la fuente, los orígenes de nuestro trabajo. Por eso me gusta más estar allá que acá en la oficina porque prefiero trabajar al aire libre para estar más cerca de la actividad". Mientras tanto y, a diferencia de los exploradores en busca de El Dorado, Techint encontró oro, pero negro. En 1979, la experiencia acumulada en relación con la industria petrolera (como los tubos sin y con costura, las varillas de bombeo, las terminales marítimas, las plataformas off-shore, los oleoductos y los gasoductos), le había dado el conocimiento necesario para entrar directamente en la producción de oro negro. Durante la primera etapa del nuevo emprendimiento las dificultades fueron más que los aciertos, y el aprendizaje, infinito. Entre 1979 y 1987 Techint exploró cuatro áreas, tres en la Patagonia. Una fue el "Cinturón Costero" de la Ciudad de Comodoro Rivadavia, otra fue "Aguada San Roque", cerca de Loma de la Lata y la tercera "Dadin", cerca de Plaza Huincul. Cada área tuvo sus dificultades y sus aciertos. En "Dadin", viejo pozo petrolero de 1922, que se había comprado para la recuperación secundaria, se encontró petróleo, pero no se podía utilizar para extracción; en "Cinturón Costero", no se encontró petróleo suficiente para que el emprendimiento fuera rentable, "en cambio en 'Aguada San Roque' se encontró gas, que todavía no era un producto competitivo, en los primeros pozos perforados, y como en el cuarto se encontró agua, Techint decidió devolver el área ", comentó Eduardo Carrara de la Gerencia de Nuevos Negocios de Tecpetrol. Poco tiempo después, "Aguada San Roque" fue licitado nuevamente, aunque dividido en dos. La compañía San Jorge adquirió parte del área que había tenido Techint y, por suerte para la empresa, encontró un gran yacimiento de petróleo que ahora se ha vendido a Chevron. En 1991 Tecpetrol compró a una empresa privada el yacimiento "José II", en la provincia de Chubut. "Pequeño, lindo y prolijo", como dice Marcelo Martínez Mosquera, Director General de la compañía. El yacimiento funcionó bien, y permitió a Tecpetrol consolidarse en la explotación del oro negro finalmente hallado en esa tierra que para muchos italianos fundadores de Techint había sido, prácticamente desde los orígenes, una promesa de exploración y riqueza. Poco tiempo después comenzó el proceso de privatización de las empresas del Estado; entonces, "con el apoyo de Agostino Rocca logramos presentamos en la licitación y ganar El Tordillo, un yacimiento de 120 kilómetros cuadrados muy cerca de Comodoro Rivadavia que nos permitió pasar de ser testigos a protagonistas. El Tordillo produce más del doble de lo que producía en el momento de la privatización, mientras que los otros yacimientos solo mantienen su producción. Alcanzarlo fue una gran satisfacción". Hoy Tecpetrol es "la" petrolera de Techint y hay en ella muchos amantes de la Patagonia. Las huellas son muchas, los responsables también: aquellos que protagonizaron la construcción de las obras que Techint hizo en la Patagonia, como adelantados en tiempos de la conquista de América o pioneros en tiempos de la industrialización. Construcción que absorbió además de sus carreras profesionales, su vida personal. Muchos tuvieron que trasladarse solos, otros con sus familias, varios se volvieron, otros se quedaron, siempre en un territorio que, si bien no fue El Dorado o el paraíso, les quedó grabado como una fría huella, ventosa e inolvidable.

CRONOLOGÍA DE TECHINT EN LA PATAGONIA

1949 Construcción para Gas del Estado del gasoducto "Presidente Perón" de 770 kilómetros. 1950 Construcción de la Red de Captación de 127 kilómetros de la ciudad de Comodoro Rivadavia y del cruce subfluvial del Río Negro. Construcción del gasoducto "Comodoro Rivadavia-Cañadón Seco". 1951 Construcción del gasoducto "Plaza Huincul-General Conesa" de 507 kilómetros. 1952 Construcción del oleoducto "Cerro Bandera-Challacó" y proyecto, obras civiles y montaje electromecánico para Agua y Energía Eléctrica de la Central hidroeléctrica "Emilio Rey", Bariloche. 1960 Construcción de la terminal marítima en la Bahía de San Sebastián, Tierra del Fuego. 1961 Proyecto y construcción del oleoducto "Challacó-Puerto Rosales", y proyecto para Agua y Energía Eléctrica de la línea eléctrica de transmisión de 1100 kilómetros "El Chocón-Buenos Aires". 1964 Para Agua y Energía Eléctrica, proyecto civil y electromecánico complementario, provisión y montaje de la central diesel eléctrica Zapala en Neuquén de 9.600 kVA, y la Central diesel eléctrica de 7.200 kVA en Neuquén. 1969 Proyecto, montaje y puesta en servicio para Hidronor del sistema telegráfico y telefónico entre el edificio de correos y telecomunicaciones y centrales de El Chocón. 1970 Ampliación para Esso del oleoducto "Challacó-Puerto Rosales" de 623 kilómetros. 1972 Provisión y obras civiles para Empresa Nacional de Telecomunicaciones del sistema de microondas "Pico Truncado-Ushuaia". 1973 Proyecto, provisión y construcción para YPF de la terminal marítima en bahía de San Sebastián, Tierra del Fuego. 1974 Proyecto ejecutivo para Hidronor S.A., del edificio metálico de la central hidroeléctrica de "El Chocón". 1975 Proyecto básico y de detalle, supervisión, compras y obras civiles y montaje para la remodelación para YPF de la destilería "Plaza Huincul" con planta de procesamiento de petróleo crudo con capacidad para 3.900 metros cúbicos y proyecto, provisión e instalación para Agua y Energía Eléctrica del sistema telefónico "El Medanito-Los Divisaderos", Provincia de Chubut. 1976 Línea de alta tensión "Futaleufú - Puerto Madryn". 1978 Extensión de 150 kilómetros para Gas del Estado del gasoducto "General San Martín" ex "Austral", Tierra del Fuego. 1979 Provisión y montaje para Agua y Energía Eléctrica de tele-servicios para el sistema eléctrico regional patagónico Centro. 1981 Proyecto básico, construcción e instalación para Gas del Estado del Gasoducto "San Sebastián-Ushuaia", Tierra del Fuego de 280 kilómetros. 1982 Estudio de factibilidad e instalación para YPF de la terminal marítima San Sebastián, en Tierra del Fuego para YPF. 1983 Reconstrucción para la Dirección Nacional de Vialidad del tramo "Comandante Piedrabuena-Río Gallegos": 235 kilómetros de la Ruta 3, Provincia de Santa Cruz. 1984 Construcción para Gas del Estado del gasoducto "Cordillerano" (Plaza Huincul-Bariloche- San Martín de Los Andes), y en Tierra del Fuego: reparación y repavimentación de la pista en la Base Aeronaval de Río Grande, pavimentación para la Dirección Provincial de Vialidad de veinte cuadras de la Ciudad de Río Grande, pavimentación para YPF del campamento principal en Río Grande y construcción para la Armada Argentina de la base aeronaval de Río Grande. 1985 Construcción de fundaciones, provisión parcial, montaje y puesta en marcha para Hidronor S.A. de la línea de alta tensión "Alicurá-Abasto", tramo Estación Transformadora-Bahía Blanca-Abasto; y montaje para Ecasa (Impregilo) de compuertas rejas y equipos para el complejo hidroeléctrico Alicurá en Neuquén. 1986 Ensanche y repavimentación de la ruta 3 para la Dirección Nacional de Vialidad, del tramo de 30 kilómetros "Trelew-Puerto Madryn"; y proyecto de detalle, provisión parcial y montaje de equipos eléctricos auxiliares, para Hidronor S.A., para el complejo hidroeléctrico de Alicurá, Neuquén. 1986 Provisión parcial, obras civiles y montaje para el Ministerio de Obras y Servicios Públicos de Río Negro de la línea de alta tensión "Alicurá-Pilcaniyeu-Bariloche", y repavimentación de la pista y prolongación de calles de rodaje y plataforma en el aeropuerto San Carlos de Bariloche, Río Negro. 1987 Construcción del gasoducto "Loma de la Lata" (Neuquén-Buenos Aires) para Gas del Estado y repavimentación y prolongación de la pista del aeropuerto de Ushuaia, Tierra del Fuego, y remolque marítimo para YPF del buque siniestrado "Santa Cruz". 1988 Alquiler e instalación para YPF de una monoboya para recambio en la Provincia de Santa Cruz; ingeniería de detalle, construcción, suministros, montaje electromecánico precommissioning, asistencia al commissioning y embarque de dos plataformas off-shore, Hidra Norte e Hidra Centro, con sus cañerías submarinas y una boya de amarre para embarque de crudo, en Tierra del Fuego para Total Austral. 1989 Reacondicionamiento para Gas del Estado del gasoducto "General San Martín" en las provincias de Chubut, Río Negro, La Pampa y Buenos Aires; construcción para YPF del oleoducto "Puesto Hernández-Cerro Divisadero", planta de tratamiento de humo de las 100 cubas electrolíticas de Aluar, Puerto Madryn, Chubut. 1991-1993 Tecpetrol compra del yacimiento "El Tordillo" y Techint emprende remodelaciones de áreas petroleras en Comodoro Rivadavia; y reparaciones cercanas, mantenimiento y conexas de las terminales marítimas de YPF en el Golfo San Jorge; reparación y montaje para YPF y ejecución de trabajos de reacondicionamiento de las terminales marítimas de Punta Cigüeña, Punta Anda, Caleta Córdoba y Caleta Olivia. 1993 Turu-Key para Central Alto Valle S.A. de seis kilómetros de gasoducto; para Gas del Estado, normalización operativa del gasoducto "Neuquén-Bahía Blanca" y estaciones reguladoras; operación y mantenimiento para Ebytem de los trabajos de amarre en los terminales de Punta Cigüeña y Punta Anda. 1994 Para Central Neuquén S.A. ingeniería, construcción y montaje de la Central termoeléctrica "Loma de la Lata", Neuquén; obras básicas y pavimentación para la Dirección Nacional de vialidad de la ruta nacional número 3 en Tierra del Fuego por 37 kilómetros del tramo estancia "La Sara", Río Chico y Cabo Santo Domingo; y reparación con provisión de repuestos de la monoboya Caleta Olivia y de la monoboya de Caleta Córdoba, con provisión, reparación e instalación de sistemas de prevención de la contaminación en las dos monoboyas para YPF. 1995 Ingeniería, construcción y montaje para Quintana Exploration S.A. de un oleoducto en la provincia de Santa Cruz desde Campo Las Boleadoras hasta Punta Loyola, e ingeniería y construcción para Petrolera San Fe de su planta de compresión de gas y las líneas de captación del Yacimiento "Sierra Chata" en Neuquén. 1997 Ingeniería, construcción y montaje para Telefónica de Argentina de obras de canalización, tendido de cables y empalmes en General Roca, Bahía Blanca, Mar del Plata, Pergamino, La Plata y Capital Federal. 1998 Montaje y servicio de compras para la mina Cerro Vanguardia de los edificios principales de proceso. 1999 Obras civiles, montaje de torre y tendido de cables para Transener de la IV línea de alta tensión de 500 kV tramo Choele Choel-Bahía Blanca de 330 kilómetros; e ingeniería de detalle, compras, construcción y montaje para la ampliación de la planta de Aluar en Puerto Madryn para aumentar la producción a 72.000 toneladas de aluminio. 2000 Montaje, provisión de repuestos originales y mantenimiento de Monoboyas de YPF en Puerto Rosales y Comodoro Rivadavia; operación y mantenimiento de terminales marítimas en Bahía de San Sebastián en Tierra del Fuego; operación, mantenimiento y amarre de las terminales marítimas de Caleta Olivia y Caleta Córdoba, y operación y mantenimiento con servicios de amarre en Comodoro Rivadavia del Muelle General Mosconi. En ejecución: construcción, montaje y puesta en marcha de la Planta de Metanol para YPF en Neuquén.

NOTAS

(1) Lussana, Carolina, "1946: la prima frontiera. Dalla corrispondenza argentina di Agostino Rocca", Quaderni della Fondazione Dalmine, n. 1, Dalmine, 1999. ibidem. (2) Pierre Antoine Bernheim-Guy Stravridés: Paradiso, paradisi; Torno, Einaudi, 1991. (3) Juan Gil, Miti e utopie della scoperta. L'El Dorado. Alla ricerca della cittá dell'oro, Milano, Garzanti, 1993. (4) Bruce Chatwin, Patagonia, Buenos Aires, Norma, Segunda Reimpresión, 1978. (5) Techint, 50 años de una misma filosoifa, Buenos Aires, 1996. (6) Reporte ARO, TAL n. 37 del 7 de junio de 1946. (7) Reporte ARO, TAL 7 de diciembre de 1946. (8) Reporte ARO, TAL 19 de diciembre de 1946. (9) Bollettino Interno Techint n. 3 y 8 y Boletín Informativo. (10) Techint n. 111, 118 y 128. (11) Boletín Informativo Techint n. 120. (12) Boletín Informativo Techint n. 201. (13) Boletín Informativo Techint n. 210. (14) Techint Noticias, n. 58. (15) Boletín Informativo Techint n. 237. (16) Boletín Informativo Techint n. 280. (17) Boletín Informativo Techint n. 301. Derechos Reservados 2000 Techint. Ediciones Scode, Corso Monforte 36, 20122 Milano, Italia. La revista "Cuadernos Patagónicos" es una publicación fuera de comercio, de edición semestral, que se distribuye gratuitamente como anexo del Boletín Informativo de la Organización Techint. El presente No. 17 corresponde al semestre Agosto/Diciembre de 2001. Se terminó de imprimir en Abril del 2002. Las fotos pertenecen al Archivo Fotográfico de Techint S.A. y a Tecpetrol. Acerca de la autora: María Josefina Cerutti es socióloga, recibida en la Universitá di Trento, Italia. Trabaja en la Organización Techint desde 1995. Durante cinco años fue redactora del Techint News y ahora es la Responsable de Relaciones Institucionales y Comunicaciones de Techtel. La autora agradece a Edgardo Consolini, Gerente de Relaciones Institucionales de Techint S.A., la colaboración al Cuaderno Patagónico No. 17.

imagenes

En busca de "El Dorado".

imagenes

El yacimiento "El Tordillo" está cerca de la ciudad de Comodoro Rivadavia, en la Provincia de Chubut y es uno de los más rendidores de Tecpetrol.

imagenes

Techint construyó en 1987 el gasoducto "Loma de la Lata" para la ex empresa estatal Gas del Estado. Transporta el gas de Neuquén a Buenos Aires.

imagenes

Entre 1975 y 1978 Techint construyó para YPF el gasoducto "San Martín" que salía de la planta de tratamiento de gas frente a la bahía de San Sebastián en Tierra del Fuego y llegaba hasta la planta de tratamiento en Santa Cruz.

imagenes

Medición del terreno durante la construcción del gasoducto "Presidente Perón", 1948.

imagenes

En Ushuaia, transporte de tubos para la construcción del gasoducto "San Martín".

imagenes

Los tramos del gasoducto "San Martín" que construyó Techint atravesaban zonas heladas en invierno, fangosas durante el deshielo.

imagenes

Techint construyó el gasoducto "San Martín" con 850 personas: "el frío te mata, pero también ahí sentí la libertad", dijo Pierluigi Caironi.

imagenes

Tendido de tubos durante el cruce el Río Neuquén en la construcción del gasoducto "Challacó - Puerto Rosales" 1961.

imagenes

Una noche en carpa durante la construcción del gasoducto "Presidente Perón".

imagenes

En 1976 Techint construyó la línea de alta tensión que unía Futaleufú con Puerto Madryn: 176 kilómetros de doble línea y 1.040 torres de soporte. Foto A.

imagenes

En 1976 Techint construyó la línea de alta tensión que unía Futaleufú con Puerto Madryn: 176 kilómetros de doble línea y 1.040 torres de soporte. Foto B.

imagenes

Pavimentación de la Ruta 3: 235 kilómetros entre Comandante Piedrabuena y Río Gallegos y 30 kilómetros entre Trelew y Puerto Madryn, 1983.

imagenes

Pavimentación del aeropuerto de Ushuaia, 1983.

imagenes

En Río Gallegos siguieron trabajando ya sin guerra pero siempre con viento, frío y heladas.

imagenes

En Río Grande, Tierra del Fuego, Techint construyó en 1984 la pista de la Base Aeronaval.

imagenes

Planta Industrial de Agua Pesada, 1983. Una de las mayores obras industriales de Techint en la Patagonia.

imagenes

En 1984 Techint construyó el gasoducto "Cordillerano" con 1.200 personas y utilizó tubos similares a los que Siderca había fabricado para el gasoducto Transiberiano.

imagenes

La central termoeléctrica "Loma de la Lata" se construyó en siete meses y medio: un plazo contractual que no había existido en Techint.

imagenes

Tendido de tubos para el gasoducto "Loma de la Lata".

imagenes

Plataforma off-shore para Total Austral. Con la reparación de barcos y boyas, NATE se consolidó.

imagenes

En 1994 Techint construyó el oleoducto "Trasandino": 424 kilómetros en 14 meses.

imagenes

La central termoeléctrica Loma de la Lata estaba en medio de la nada.

imagenes

El Tordillo, un yacimiento de 120 kilómetros cuadrados, le permitió a Tecpetrol pasar de testigo a protagonista.

imagenes

En 1979, la experiencia acumulada en relación con la industria petrolera le había dado a Techint el conocimiento necesario para entrar directamente en la producción de oro negro.

imagenes

El gasoducto "Cordillerano" tiene 339 kilómetros y un caudal para 41.000 metros cúbicos por hora.

imagenes

TECHINT en la Patagonia.

© Tecpetrol 2010
Carlos M. Della Paolera 299 piso20(C1001ADA) | Teléfono(54-11)4018-5900 Fax(54-11)4018.5939 | Buenos Aires - Argentina